buceo y estar embarazada
Salud

¿Es seguro bucear durante el embarazo?
13/09/2018

Estar embarazada siempre es una gran noticia. Sin embargo, usted ya ha reservado sus vacaciones de buceo y pregunta si es posible practicar el submarinismo durante el embarazo. Pero, no se preocupe, usted no es la única persona que tiene esta preocupación y Spotmydive está aquí para darle algunas respuestas y explicar por qué bucear bajo el agua es totalmente desaconsejable.


Curso corto de fisiología

Un feto sigue su crecimiento dentro del útero bañándose en el líquido amniótico durante los nueve meses tradicionales de embarazo. La alimentación y respiración del feto se realiza desde la placenta a través del cordón umbilical. La placenta es un órgano que conecta física y biológicamente al embrión con el revestimiento del útero. Asegura todos los intercambios entre la circulación fetal y materna. La placenta es en cierto modo el pulmón del feto. El equilibrio sanguíneo y gaseoso de la madre es muy importante para el feto ya que depende de él. En este caso, si la madre sufre alguna alteración de la sangre, se transmite inmediatamente al feto. La placenta está muy vascularizada. Una vez enriquecida, oxigenada y purgada, la sangre fetal es transportada al feto por el cordón umbilical, que la transfiere en una u otra dirección. Tenga en cuenta que el feto está en estado de hipoxia durante todo el embarazo.


Qué sucede durante una inmersión

Durante una inmersión, la presión del agua se ejerce sobre todos los órganos y fluidos. También hay un aumento considerable de las presiones parciales de oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno en relación con la profundidad. Sin embargo, el cuerpo humano tiene sus propias características. Por lo tanto, es imposible conocer exactamente las presiones gaseosas ejercidas sobre la placenta con respecto a las grandes diferencias de presión relacionadas con la profundidad en la madre y el feto.


Los peligros que entraña la práctica del buceo durante el embarazo


Peligro para la madre mientras bucea

El accidente mas común y mas temido es indudablemente la descompresión. Este accidente suele ocurrir si no se respetan las reglas del buceo o de las tablas de descompresión. La descompresión es un fenómeno que se caracteriza por la presencia de burbujas patógenas de nitrógeno en el sistema sanguíneo y que tiene consecuencias más o menos significativas en el organismo. Tenga en cuenta que en caso de descompresión, cualquier déficit en el cerebro del feto puede causar daños cerebrales graves que no se detectan sino hasta el nacimiento del bebé.


El peligro para el feto durante la inmersión

Si bucea durante su embarazo, el nitrógeno disuelto en la sangre materna pasa a la sangre del feto. Por el momento, los científicos siguen trabajando en esta cuestión, pero debe saber que es muy probable que el feto pueda sufrir la descompresión incluso si la madre está a salvo. Un riesgo considerable de malformación, falta de crecimiento o incluso problemas más serios puede resultar de la inmersión.


Otras alteraciones

Hay otros factores, durante una inmersión, que pueden perturbar el embarazo: - Animales y plantas punzantes o irritantes colmenas.
- La inmersión es un ejercicio físico prolongado que requiere un gran desgaste muscular, consumo de oxígeno, etc... que puede perjudicar el buen desarrollo del embarazo.
- El frío que provoca una vasoconstricción de los vasos al disminuir las capacidades de intercambio de fluidos y favorece la fatigabilidad.
- La combinación ajustada que también puede tener un impacto.


Embarazo y Buceo libre


La apnea no presenta el mismo riesgo de descompresión que el buceo con equipo autónomo. La inmersión a pulmón durante el embarazo en un ambiente natural entre 3 y 5 metros de profundidad no constituye un problema, siempre y cuando se preste atención a la hiperventilación.


Para entender los riesgos

La práctica del buceo con equipo autónomo durante el embarazo no es recomendable. Sin embargo, es posible haber realizado varias inmersiones sin siquiera conocer este estado de embarazo. Se dice que las malformaciones fetales pueden ser frecuentes con inmersiones repetidas entre 20 y 30 metros durante el primer trimestre.
Algunas referencias:

- Entre 0 y 6 semanas: Si respetamos los niveles con rigor y nos sumergimos a menos de 20 metros de profundidad, casi no hay riesgo.
- Entre 6 y 13 semanas: Mejor evitar bucear.
- 13 semanas o más: El buceo es un riesgo importante


Para resumir todo lo anterior, el buceo y la apnea son fuertemente desaconsejados e incluso prohibidos para las mujeres embarazadas para prevenir que se produzcan accidentes en el feto. Las inmersiones poco profundas, con respeto a la orientación durante un embarazo incipiente y desconocido, requieren un seguimiento adicional. Transcurridas 4 semanas desde el parto, puede empezar a bucear de nuevo.


Fuente: Dr. Christophe Bezanson

Su opinion

Ultimos Articulos

   Presupuesto