ocean one
Historia

OceanOne Aterriza en la Luna
20/07/2017

El robot humanoide Ocean One fue descubierto por el público durante la inauguración de la exposición Memoria al Mar, que celebraba los 50 años de la arqueología submarina francesa.


El nacimiento del Ocean One


En enero de 2014, Michel L'hora y Vincent Creuze conocieron a Oussama Khatib, un constructor de robots, que les habló acerca de su proyecto de un robot submarino arqueológico. Los tres hombres decidieron trabajar juntos en este proyecto. Un año después, ¡se fabricó el prototipo del Océano Uno!


Un robot submarino con apariencia humana


Este robot buzo, de dos metros de largo y 396,832 libras equipado con una cabeza, dos ojos, dos brazos articulados extendidos con una mano de tres dedos, realmente tiene una apariencia humana. Puede ir abajo en el océano hasta 1.000 metros de profundidad, para trabajar donde ningún ser humano es capaz de ir. Se mueve con la ayuda de pequeños motores de hélices y sus ojos están equipados con una cámara de alta definición. El Ocean One está vinculado a la superficie gracias a un cable que permite la conexión de datos. El objetivo de este robot de buceo no es reemplazar al ser humano, sino llenar sus carencias, tales como bajar a profundidades que el cuerpo humano no puede manejar.


Ocean One explora "La Lune"


Para probarse a sí mismo, lo llevamos una misión, la exploración del famoso naufragio "La Lune", prestigioso barco de Luis XIV. En 1664, este buque regresaba de una expedición en Argelia cuando fue destruido en la costa de Toulon. Pero el Rey Sol quería ocultar el desastre, ¡y La Lune fue olvidado! Tuvimos que esperar hasta 1993 para que los restos del naufragio, que yacen a 90 metros de profundidad, fuesen descubiertos por un marinero en un estado de conservación increíble. Su exploración arqueológica se inició en 2012. Fue dirigida por Michel L'hora, director del DRASSM (Departamento de Investigación Arqueológica Subacuática y Submarina).


Fue la primera vez que un robot humanoide submarino bajó, como arqueólogo, a una profundidad tal. En esta misión, el primer objeto arrastrado hacia arriba por el buzo robot humanoide fue un pequeño tarro catalán desde el siglo XVII, encuentro de dos épocas, ¡qué simbólico! Esta misión fue un éxito, Ocean One tuvo éxito en la exploración de la Lune como un arqueólogo lo habría hecho, sabía cómo trabajar como científico, pero su ventaja era que podía bajar a profundidades prohibidas al ser humano. ¡Nació una nueva generación de robots!




Su opinion

1 Opinion

tara 22/05/2019
" il n'y as pas toutes les informations "

Ultimos Articulos

   Presupuesto